RADIOFRECUENCIA, LO ULTIMO EN TRATAMIENTO CORPORAL Y FACIAL.

 

 

La RADIOFRECUENCIA son radiaciones electromagnéticas que oscilan simultáneamente en el campo eléctrico y magnético. Aunque es un sistema de uso terapéutico conocido en cirugía desde hace años -electro bisturí, coagulación, diatermia, etc…-, recientes investigaciones han conseguido desplazar su uso al campo de la estética al crear una tecnología capaz de entregar la energía de la radiofrecuencia selectivamente en la dermis profunda y en las capas subdermicas mientras se protege la epidermis y así poder luchar contra la flacidez y la celulitis.

 

La RADIOFRECUENCIA genera un campo eléctrico que cambia de positivo a negativo, lo que causa un movimiento rotacional de las moléculas que genera calor. Los dos tipos de radiofrecuencia utilizados son la Bipolar, que provoca un calentamiento superficial de la piel, y la Unipolar, que produce un calentamiento en la parte más profunda de la dermis actuando sobre el tejido adiposo. Dado que el aparato de radiofrecuencia tiene cabezales tanto Unipolar Radiante como Bipolar, podemos entregar la energía a distintas profundidades, y así tratar distintos tipos de celulitis, y también la laxitud facial y de otras áreas.

 

La RADIOFRECUENCIA produce un calentamiento profundo que afecta a la piel y tejido graso subcutáneo. Un calentamiento que podríamos decir va de dentro hacia fuera. Dicho calentamiento va a favorecer:

 

El drenaje linfático, lo cuál permitirá disminuir los líquidos y las toxinas en el que se encuentran embebidos los adipositos del tejido afecto de celulitis.

 

Un aumento en la circulación de la zona que permitirá mejorar el metabolismo tanto del tejido graso subcutáneo como la mejora del aspecto de la piel acompañante.

 

La formación de nuevo colágeno, tanto en la piel como en el tejido subcutáneo, permitiendo que todo el tejido adquiera firmeza gracias a la reorganización de los septos fibrosos y engrosamiento dérmico suprayacente.

 

Y por último tras la lesión térmica controlada con retracción del tejido hay una respuesta inflamatoria que se verá acompañada de migración de fibroblastos, lo cual reforzará aún más la estructura de colágeno, dando como resultado un rejuvenecimiento de la zona tratada.

 

El efecto inmediato de la aplicación de radiofrecuencia es la retracción del colágeno, con más o menos rapidez según los casos. Sin embargo, lo que se pretende conseguir gradualmente es la reestructuración del colágeno profundo, lo que incluye que se formen fibras nuevas que sustituyan a las envejecidas y hagan los tejidos más elásticos, se favorezca la homeostasis y, en general, mejore el estado de la piel eliminando de ella las huellas del paso del tiempo. Este proceso es más lento y, según los casos y dependiendo del estado en el que se encuentre el colágeno de la persona, se produce entre los dos y cuatro meses posteriores al tratamiento. De hecho se han realizado estudios histológicos que demuestran cambios importantes en la remodelación del colágeno a partir de la sexta semana posterior a la aplicación de la radiofrecuencia.

 

LA RADIOFRECUENCIA es un sistema de tratamiento tanto corporal como facial Incrementa la producción de colágeno y elastina de la piel y disminuye los radicales libres.Hidrata, regenera, desintoxica, oxigena, revitaliza y reafirma la piel. Reafirmante y lipolítica

 

Consiste en la aplicación de impulsos de radiofrecuencia sobre la piel y tejido subcutáneo, con el fin de aumentar su temperatura. El paso de éstas corrientes produce una alteración y estimulación del tejido colágeno, generando el aumento de la tensión del mismo.

 

Está indicado para los siguientes tratamientos:

 

Celulitis y grasa localizada (reductor)

Flacidez cutánea (reafirmante)

Arrugas (Rejuvenecimiento)

Estrías y queloides

 

El objetivo conjunto del tratamiento con Radiofrecuencia F1 es combatir la celulitis, reducir volumen y mejorar el aspecto tanto estético como funcional de la piel y el tejido celular subcutáneo.

 

No produce quemaduras, ni dolor. Es una forma segura, rápida y eficaz con la que conseguir excelentes resultados.

 

Nuestra recomendación en la periodicidad de las sesiones ha de ser dos sesiones a la semana de Radiofrecuancia Corporal y un dia a la semana de Radiofrecuencia Facial el hecho de que sean de esta forma es para sumar el efecto de una nueva sesión al conseguido en la anterior.

 

El número de sesiones total puede variar tanto por las características propias de cada persona como por los objetivos que se persigan. En general se obtienen unos resultados aceptables entre 10-12 sesiones de Radiofrecuencia Corporal y de 6-12 sesiones de Radiofrecuencia Facial según las necesidades de cada persona.

 

De igual forma se hace necesario un mantenimiento de 1 o 2 sesiones al mes durante un determinado tiempo que es variable en cada cliente en función del estilo de vida, alimentación y tendencias corporales de cada persona. El cumplimiento de esta periodicidad es indispensable para la obtención de los resultados deseados.

 

Para la obtención de grandes reducciones de centímetros se hace necesaria una pérdida de peso que acompañe.

 

En algunos casos existen factores genéticos, endócrinos u hormonales y/o la edad, que pueden afectar el resultado final del tratamiento obteniéndose una reducción menos considerable, sin embargo el aspecto de la piel sí mejora en casi la totalidad de los casos.

 

En la gran mayoría de los casos no se ha observado ningún efecto secundario indeseable.

 

La contraindicaciones son:

 

Audífonos u otros dispositivos electromagnéticos

Zonas que presenten heridas abiertas Epilepsia

Embarazo

Procesos cancerígenos

Micosis (hongos)

Prótesis metálicas

Marcapasos o electrodos implantados

 

 

 

Diseñado por JG Designers